Etiquetas

Atinar el umbral ajustado en el cual no hay letargo, pero tampoco exceso de acto, es el reto de quienes padecen hipersensibilidad generalizada. Quizás les reste aquello de que “paren el mundo que yo me apeo”.