Etiquetas

, , , ,

Si convertimos la escuela en un centro de ocio, la vida será un escollo insuperable. Engañados sobre lo que implica trabajar –aunque sea estudiando- surgirá una generación con fobia al esfuerzo y al fracaso, aspectos imbricados en el vivir desde el origen de toda sociedad humana. Diagnosticaremos nuevas patologías que serán la consecuencia de una falta de educación substantiva, debilitada, entregada a la connivencia y a la falsa creencia de que solo hay que aprender disfrutando.