Etiquetas

,

La mala conciencia exige reparar el daño  infringido, porque con voluntad o sin ella, a veces, arrasamos los resortes que permiten a otros vivir.