Etiquetas

 

Existe un lugar oculto donde reposan tus cenizas, cubiertas de hojas muertas y llovidas del invierno. Ahora, que ya se aventura la primavera se esparcirán, como polvo que éramos y somos, azarosamente entre los brotes verdes que culminan en flor. Ya no serán más que un recuerdo, un símbolo de un adiós, silencioso y tenso. Nada fue dicho en su momento, y ya nada lo será, más que el último gesto de arroparte que, a pesar de todo, tuvimos contigo.