Etiquetas

Escuecen aún las llagas de una vida no intencionada. Tal vez porque cicatrizan mejor las heridas por causa propia, que aquellas infringidas por el sometimiento ajeno, hurgadas después incisivamente. Acaso resta seguir contemplando cómo supuran o suturarlas definitivamente, porque vivir es un corto tiempo que nadie puede vetarnos.