Etiquetas

, ,

En un mundo deshumanizado, sin horizonte, no caben criterios de decisión, porque donde no hay perspectiva querida no pueden establecerse pautas que orienten en sentido alguno.  No se trata en absoluto de imponer ni un fin, ni el medio pertinente; pero sí de consensuar lo humano, lo que humaniza, como objetivo y criterio común.