Costumbres

Nos aferramos a las costumbres con un delirio de adivinación, es decir, creyendo que la rutina nos permitirá prever los acontecimientos. Así, los hábitos nos proporcionan una seguridad falaz que deviene fallida cuando el acontecer se expresa con toda su crudeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s