Etiquetas

, , ,

Nos aferramos a las costumbres con un delirio de adivinación, es decir, creyendo que la rutina nos permitirá prever los acontecimientos. Así, los hábitos nos proporcionan una seguridad falaz que deviene fallida cuando el acontecer se expresa con toda su crudeza.