Etiquetas

,

Hay encuentros que son azares con fortuna y, empecinadamente, se evidencian como destinos indisociables, por eso perduran como un vínculo engastado contra cualquier marea.