Etiquetas

, , ,

Juzgar la vida privada ajena demuestra o corta edad o un alto grado de inconsciencia o una superlativa hipocresía.