Etiquetas

, ,

El problema de las democracias occidentales no es únicamente la incapacidad de gestionar una participación eficaz de los ciudadanos, sino la fragilidad del Estado de Derecho que necesariamente debe sustentarlas y que se imponga su progresivo liberalismo. Este último de naturaleza individualista empasta con dificultad con la noción de un demos soberano.