La agonía democrática

El problema de las democracias occidentales no es únicamente la incapacidad de gestionar una participación eficaz de los ciudadanos, sino la fragilidad del Estado de Derecho que necesariamente debe sustentarlas y que se imponga su progresivo liberalismo. Este último de naturaleza individualista empasta con dificultad con la noción de un demos soberano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s