Etiquetas

, , ,

Apalabramos compromisos y lealtades que por su naturaleza no deben quedar escritas, sino selladas por la confianza. Así, cuando aparece la duda se resquebraja el fundamento de lo acordado y nadie se siente obligado ya por palabras volatizadas.

La desconfianza carcome la fidelidad.