De lo importante y lo urgente

La pretensión de homogeneizar toda realidad individual y social, responde siempre a un dogmatismo universalista que no contempla la diferencia. Este riesgo acecha a toda ideología que pretende imponerse como incuestionable, por muy contestataria o progresista que se considere. Así, por ejemplo, la ideología de género, en su versión más radical, impone a cada sujeto cuestionarse su  identidad sexual respecto de su género, como si fuese este vínculo fuese problemático para todo individuo. Por otra parte, el patriarcalismo presupone como obvio –y por tanto “la normalidad”- un nexo incuestionable entre sexo y género. Entre las disputas que se suscitan entre una y otra postura, se halla un individuo “de carne y hueso” –como diría Unamuno- que tal vez se sienta acuciado, en su mayoría por cuestiones más urgentes, como la injusta distribución de la riqueza en el mundo y el monopolio político-económico que implanta inexorablemente una dinámica mundial que desemboca con la penuria de la mayor parte de la humanidad.

Acaso hay debates importantes, muchos, pero unos exigen urgentemente ser abordados porque están arrebatando millones de vidas –que nunca tendrán la ocasión de plantearse nada respecto de su sexo-género- Claro está que la actualidad la establece quien manda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s