Día internacional de la Salud Mental (10-10-2018)

Sobre la salud mental podrían hacerse una diversidad de valoraciones a menudo contrapuestas: que es un límite trazado políticamente entre los individuos que se someten al entresijo sociocultural y económico y los que no, que posee una base biológica indiscutible o que el entorno familiar como núcleo de crianza primario determinará el estado mental de los individuos. Se pueden encontrar casos, incluso que verifiquen todas y cada una de las hipótesis, tan solo depende del marco que el investigador elige y la muestra que busca.

Pero lo que, a mi juicio, me parece relevante es que la falta de salud mental se produce cuando el funcionamiento interno del sujeto paraliza, bloquea su vida y le genera un sufrimiento radical, que deviene muchas veces insostenible. Las causas son seguramente múltiples, conjugadas y variadas, y los tratamientos deben intentar ajustarse y personalizarse al máximo.

Ni me adhiero a una antipsiquiatría que minimiza el papel de los fármacos en mitigar el dolor y contener las acciones que, probablemente el sujeto en un estado de mayor sosiego mental no querría realizar, así como los factores individuales desencadenantes de ese malestar agudo; ni por supuesto a una psiquiatrización que ubique de por vida a un individuo bajo el maldito estigma del  enfermo mental.

Entiendo que, aunque son necesarios paradigmas interpretativos que ayuden a orientar la acción terapéutica, también es imprescindible entender que las formas de manifestación, las causas y los tratamientos cabe que los psiquiatras y psicólogos los personalicen al máximo para aliviar el sufrimiento y el dolor que son propios y peculiares de cada sujeto.

También me parece fundamental explicitar que los denominados “enfermos mentales” son tan diversos que conviven en sociedad, en la mayoría de los casos,  sin que nos apercibamos, porque a menudo su trastorno se circunscribe al malestar y dificultades, desajustadas respecto de lo que acontece, en una mente que se trata de forma tortuosa.

En consecuencia, la estigmatización del enfermo mental como el “loco”, en un sentido crudamente peyorativo, como el ido que delira y no sabe ni lo que dice, ni lo que hace, está tan desfasado como el machismo, aunque por desgracia estos no han tenido el apoyo de nadie que con poder e influencia se proponga desfacer el entuerto que los excluye y expulsa de la vida social. Por ello, la mayoría lleva su padecer en secreto, sin que ose hacerlo público  por miedo a ser denigrado en el trabajo y marginado en los diferentes ámbitos de la vida social.

 En este sentido, es obvio, que el entorno puede agudizar y cronificar ese sentirse enfermo e impedido, cuando en realidad no es totalmente así, y solo necesita que se contemple su situación diferente, de la misma manera que se ha luchado durante años para que se considere la de los discapacitados físicos –intentando adaptar el entorno para que tengan acceso a servicios públicos que antes estaban franqueados-

De lo expuesto, puede concluirse que de alguna manera el enfermo “se hace” por el rechazo de un entorno socio-económico apto para competir, pero en absoluto para vivir.

Para acabar, deseo explicitar que este año la jornada presta especial atención a la salud mental de los jóvenes, cuyo pronóstico me temo que tiende a empeorar tan solo teniendo en cuenta dos factores: la desmembración e inestabilidad de la nuevas formas de familias nucleares y la presión social y económica que se les presenta como una competición a muerte para no quedar excluidos.

Si nos actuamos con determinación y eficacia, los factores de riesgo que acechan a nuestros jóvenes creará una bolsa de personas expulsadas que no encontrarán su lugar en una sociedad, que debe proporcionarles un mínimo de recursos para vivir dignamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s