Houellebecq, fragmento

No hay comentarios

“He vivido tan poco que tengo tendencia a pensar que no voy a morir; parece inverosímil que una vida una humana se reduzca a tan poca cosa; uno se imagina, a su pesar, que algo va a  ocurrir tarde o temprano. Craso error. Una vida puede muy bien ser vacía y a la vez breve. Los días pasan pobremente, sin dejar huella ni recuerdo, y después, de golpe, se detienen.”

M.Houellebecq Ampliación del campo de batalla, Ed. Anagrama, Barcelona 2016, pp.55-56

Se diría que bien pudiera darse esa fluidez hueca, y que la vida fuese pobre y corta. Pero también que la percepción del personaje de Houellebecq alberga más enjundia de lo que aparenta, ya que solo desde la perspectiva de lo que puede ser vivido es posible enjuiciar la propia vida de insignificante, vacía, insulsa. Así es que, quizás, quien formula esta reflexión sea, acaso, alguien de sustancia que por sus expectativas todo le resulta parco e insuficiente. Lo que vivimos es siempre la autoconciencia de lo acontecido, podemos parcialmente considerarlo superfluo, aquello que no deja rastro ni huella, y no porque no lo deje, sino porque soñamos con ser hitos de la historia, cuando el mayor logro es dejar un poso insustituible en aquellos con los que hemos convivido.

Y, en definitiva, la intensidad del vivir no está al servicio del tiempo vivido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s