El Sida y los años ochenta

La liberación sexual de los años ochenta en España convirtió a una generación en el caldo de cultivo apropiado para que el SIDA se convirtiera en una epidemia devastadora. Muchos se quedaron en el camino a causa de un virus desconocido pero que actuaba indiscriminadamente cercenando la vida de jóvenes  que solo anhelaban cumplir el gesto de emancipación de las mujeres y las orientaciones sexuales que habían constituido un tabú hasta aquel momento.

Hubo quien de forma macabra lo interpretó como un castigo divino sobre las conductas pecaminosas. Los que pertenecemos a esa generación solo guardamos en regusto amargo y ácido de los que vimos morir, por desconocimiento e ignorancia de la sociedad, no por perversión o maldad, ya que muchas de esas personas abrieron un horizonte hacia la igualdad y  normalización de conductas sexuales, que hoy aún buscan su equilibrio, su lugar y deshacerse de la reactividad que presidió aquella época. Se es como se es por autoafirmación, nunca por reacción, porque entonces no se es auténticamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s