Sanguijuelas contundentes

No hay comentarios

Acaso no sean más que sanguijuelas quienes anhelan fervorosamente libarnos los bienes del alma, o el alma misma. Aunque se me antojan, más que anélidos, zombis arrastrándose mientras se les disipa la vida y agotan su postrera posibilidad de revivir. Suelen ser agudamente sutiles y con apariencia inocua, para que confiados les entreguemos, sin resistencia, ese hálito del que carecen. Constituyen los adversarios mayores, porque nos despojan de lo más sustantivo: nuestra identidad vital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s