Infiernos

No hay comentarios

Cautivos en un habitáculo mínimo, exacerbamos vanamente los abruptos azotes para ampliar el espacio. De tal forma que restamos en esta lid, magullados y amoratados de ejercitarnos en un absurdo esfuerzo, cegados por la convicción de que nuestra reclusión es externa.

Hasta que exhaustos y mirando horizontalmente esa supuesta celda, nos sorprendemos ante un azul intenso, un cielo ajeno a nuestra tragedia que, aun así, nos bocea lo obvio: no hay muros, no hay encierro, tan solo espejeamos nuestras murallas internas que, en  un absceso de desesperación, hemos confundido como estrategia de simplificación en una prisión física, que a su vez legitimase nuestra incapacidad e imposibilidad de liberarnos.

Pero ¿de qué debemos liberarnos? Quizás de prejuicios, emociones primigenias, relatos fortificados y todo cuanto, en definitiva, nos impide vivir o algo semejante que consista, acaso, en trascender nuestro infierno para tender un hilo a los avernos ajenos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s