Enmarañado en el absurdo

No hay comentarios

Letras & Poesía: Literatura Independiente

Posiblemente, todos los intentos de Arthur por desprenderse de esa sustancia viscosa que entrelazaba sus dedos y le impedía tocar cosa alguna sin que esta restara, a su vez, presa de ese enredo que se le antojaba por necesidad onírica; eran infructuosos.

Por esa razón se propuso fingir la ausencia de esa especie de
baba pegajosa y actuar como si o bien fuese realmente un sueño, o se tratase de
un delirio antojadizo. Así, cogió las prendas para vestirse —la ducha había
resultado inútil— y cuando intentó
enfundarse los calzoncillos no solo notó cómo el pie quedaba impregnado y
pasaba a formar parte de ese panorama inusitado, sino que la ropa interior no
ascendía más allá del tobillo porque, entre los hilos viscosos que adherían los
dedos de las manos a los pies, se había generado una especie de telaraña de un
grosor y una elasticidad de tal calibre, que…

Ver la entrada original 399 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s