Gregarismo y obediencia

Un comentario

Las estrategias de dominación por parte de la  autoridad vigente, junto con la tendencia al gregarismo inscrita en la naturaleza humana pueden justificar el sometimiento voluntario de la mayoría de individuos a detarminadas formas de vida y prácticas sociales.

Existe una voluntad en los sujetos de diluirse en el colectivo, de no ser diferente, de no ser avistado por su singularidad, convencidos tal vez que su estado gregario les aporta una serie de beneficios insustituibles: protección, identidad, pautas marcadas de lo que hacer y de lo que no hacer, ahorro en el esfuerzo de pensar ya que otros piensas y ellos obedecen.

Es un miedo a ser ellos mismos, a la libertad, a su ejercicio –como ya analizó Eric Fromm- El individuo capaz de afrontar su libertad, asume su diferencia, su unicidad y el riesgo de marginalidad que implica desplazarse del comportamiento gregario.

Esta dinámica de dominación de masas tiene distintas vertientes. Puede estar al servicio, como sería el caso hoy en las sociedades occidentales, del capitalismo de consumo y hacernos partícipes indirectos del esclavismo del SXXI; saberlo nosotros y obviarlo como fieles colaboradores que no sienten culpabilidad porque esa no es su función, o como en el pasado reciente ser utilizado por totalitarismos políticos. El uso consumista es más sutil, estético e indirecto por ello más soportable. El uso político  totalitarista más crudo, por lo que puede inyectar más culpabilidad a los individuos obedientes.

Sin embargo, en contra de los que nos sometemos hoy al mandato del capital, y de las democracias habría que argumentar que tenemos más conocimiento de lo que ha ocurrido y ocurre en el mundo. Nuestro acto de negación implica un esfuerzo de conciencia mayor que el de los alemanes que se unieron a los nazis. Creemos que nos salva que no hay oficialmente campos de exterminio con crematorios.

Sí, ya decía antes que somos más refinados y estéticos pero no menos devastadores.El gregarismo es el pavor a ser la víctima y no el verdugo, quizás es un juego tan simple como esto.

Singular: 1 comentario en “Gregarismo y obediencia”

  1. El pedestal sobre el que el cual se sitúa la ‘democracia’ solo agudiza el contraste entre ideal y realidad. Tenemos más concimientos de cuanto sucede. O de cuanto se quiere que se conozoca. De todos modos, resulta más evidente (precisamente por eso) es que no sabemos aplicarlo para tomar decisiones razonablemente sensitivas acerca de las cuestiones principales de la vida pública.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s