Exhausto

No hay comentarios

Desecado interiormente por la adustez de la existencia, esa que no ha sido propiamente vida por mucho afán que haya desempeñado, y tras ese tesón desplegado, con el metabolismo ya siempre basal, me deslizo arrostrado como quien agoniza pre-mortem.

No hay humano que resista la negación eterna de cuanto quiere, porque según la ley del desgaste[1] de los organismos vivos, el esfuerzo por sobrevivir consume tal energía que, solo cierta recompensa, puede tornarla a un relativo equilibrio.

Así que, dicho lo dicho, no me restan más opciones que dejarme extinguir o ejecutarlo yo mismo. Y esto, no porque la vida no valga la pena, sino porque existir negándosete por siempre la posibilidad de catar un atisbo de vida, es insoportable. Amén.


[1] Ley del desgaste del filósofo Philipp Mainländer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s