Difuminarse o sufrir

No hay comentarios

Revisión de un relato de octubre de 2016

Agazapada la mirada en el horizonte entre el cielo nuboso y el plomizo mar, diríase que toda ella, sin excepción posible, logra disiparse en el infinito, como si se hubiera reducido a su propio mirar. Tal experiencia de fusión casi simbiótica, entre su ser y su mirar, la proyecta en el espacio como un gas nebuloso o el rastro de un cometa que fue y ya no será. El solipsismo ha sido un devenir natural, ya que rebosante de soledad ha llegado a creer que no puede estar sola si no hay otros de los que se halle apartada. Y no percibiendo presencia ajena alguna, ni interior ni exteriormente, ha derivado en esa unidad única carente de sentido. ¿Qué hace ella en un espacio raro masticando las ausencias?

Así, solo le resta la disolución propia que la libere de un solipsismo quién sabe si real o delirante. Dispuesta a zanjar esa existencia anómala se afana en conseguir la huida mágica e infalible de quien quiere ser soplido como el viento sin dejar memoria, ni nostalgia, ni sufrir a nadie. Resuelta en vapores.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s