ELEGIR O CONSUMIR LIBROS. Sant Jordi 2022

6 comentarios

No sé si resta algo novedoso que decir sobre los libros que no se haya apuntado ya. Aunque, también cabe considerar que, la experiencia de leer y escribir contiene universales junto a particularidades, esas que cada sujeto interioriza de sus lecturas.

De niños, los cuentos son herramientas que nos permiten comprendernos a nosotros, así como el funcionamiento de un mundo gigante que se nos aparece inasible. Nos proyectamos y expresamos aquello que late con vigor emocionalmente y para lo cual no disponemos aún de la capacidad de verbalizar. Fantaseamos, creamos nuestros sueños y sin apercibirnos esas historias que nos fascinan contribuyen a nuestra socialización y asimilación de los patrones sociales y morales vigentes.

Mas, con el tiempo, esa pasión por la lectura que se ha ido gestando de pequeños puede abrirnos la mirada de una forma mucho más amplia, en cuanto podemos elegir lo que leemos y, en este sentido, merodear por la diversidad de lecturas que no siempre sostienen la ortodoxia social. Esa posibilidad de leer y pensar sobre lo excluido, marginado y expulsado del mercado editorial, a menudo, nos permite sondear, ahondar y contemplar la posibilidad de que todo podría y puede ser diferente.

En este sentido, leer es una actividad personal, íntima que se desarrolla con la lentitud y la pausa que cada uno requiere, y nos permite romper con la velocidad desbordante de una sociedad en la que la producción y el consumo determinan otros aspectos de la vida social e individual.

Según el criterio con el que se escojan las lecturas, leer puede ser un acto de rebeldía, revolucionario si además compartimos esa transformación que experimentamos con los otros, a lo que podemos animar a no consumir libros, sino a elegir los libros que queremos leer. Esta diferenciación entre consumo y elección me resulta fundamental ya que, si nos sometemos al imperio de los criterios comerciales de promoción de los libros, estamos paralizando nuestra mente y adoptando una conformidad social, que tal vez no deseamos. Esto no significa que no pueda leerse un best seller, si no que si nos ceñimos estrictamente a lo que el mercado nos ofrece como buena literatura que debe ser consumida, y este es el único criterio que nos lleva a elegir, no estamos ciertamente eligiendo, sino consumiendo.

En consecuencia, es un bien para nuestra capacidad crítica y de discernimiento, que nos ilustremos también mediante la lectura de clásicos, que pueden ser contemporáneos o modernos, pero que aportan algo sustancial literaria y humanamente que tal vez no se halla en las obras orientadas a la distracción y sometimiento.

Estas ideas que estamos formulando, no pretenden ser un juicio sobre lo que debe ser leído o no, más bien un llamamiento a la libertad de elección de lo que leemos. Y estas consideraciones ante la jornada de Sant Jordi de mañana me parecen necesarias. Hay libros que obtienen éxito y son buena literatura, hay otros que están sutilmente presentados e incluso escritos para arrasar en el mercado. En esto, además, las grandes editoriales tienen mucha responsabilidad: acostumbran a publicar a escritores consagrados, con más o menos merecimiento, y a ningunear a los escritores noveles, porque ni tan solo se dignan a leer sus obras.

Sobre los libros que personalmente he escrito y están a la venta, no soy, precisamente yo, quien debe enjuiciar si es buena o mala literatura, sino los críticos -que tampoco se detienen en obras de autores desconocidos, porque las revistas literarias de más relevancia les exigen críticas de autores famosos- los lectores, las editoriales que se dignan a leer los manuscritos enviados, etc. Lo que sí puedo afirmar es que, logrado o no, mi propósito ha sido siempre incitar a la reflexión sobre cuestiones que considero relevantes para cualquier ciudadano, o mejor dicho ser humano. Se discrepe o no de lo que en ellos se sostiene, pretenden promover la reflexión, la crítica y contribuir en ese fluir del repensarnos continuamente.

Antes de recordaros mis obras, quiero aclarar que personalmente he renunciado a cobrar regalías por mis escritos. Esto contribuye a ajustar el precio de venta de los libros para que económicamente sean más accesibles, excepto en un caso que evaluaréis por vosotros mismos. Explicito esta circunstancia para esclarecer que no tengo ningún afán crematístico, mi cuenta corriente seguirá igual los compréis o no, porque ya revierten en el precio de venta.

Aquí las tenéis:

«HÍBRIDO» novela autobiográfica. En papel y ebook. De venta en diversas plataformas. https://filosofiadelreconocimiento.com/2019/12/17/hibrido-una-autobiografia-ficcionada/

https://editorial-adarve.com/editorial/libro/hibrido/

«RELATOS Y AFORISMOS» Ficción y reflexión filosófica. Presente en otras plataformas

«EXISTO, PARA VIVIR» género negro con reflexión filosófica. De venta en una diversidad de plataformas

«EL MAL QUE NOS HACEMOS» Género negro y reflexión filosófica. En breve en otras plataformas además de la editorial. Se puede encargar como los otros en cualquier librería. Recién salido del horno.

RECORDAROS, POR ÚLTIMO QUE ESTARÉ FIRMANDO EJEMPLARES DE LA DOS ÚLTIMAS NOVELAS POR LA MAÑANA EN BARCELONA, Consell de Cent 351, esquina con Paseo de Gracia de 11h. a 11’30h. Aunque de mi última novela habrá ejemplares todo el día.

Y por la tarde en L’Hospitalet de Llobregat, en la Rambla Just Oliveres, de 16h-17h en la parada de las Bibliotecas de la ciudad y de L’Hospitalet Escriu. Además podéis encontrar mis dos últimas novelas en la Librería Perutxo, en Rambla Just Oliveres, junto a la parada de metro LI, Rambla Just Oliveres.

Plural: 6 comentarios en “ELEGIR O CONSUMIR LIBROS. Sant Jordi 2022”

  1. Me ha encantado tu reflexión y punto de vista sobre el mundo del libro, tus palabras siguen resonando en la mente un tiempo después de haberlas leído. Lo cual es una maravilla, porque dentro de los efectos, y ya que se habla de libros(entrada,texto), una de las señales de que un libro «llega en su justo momento» (para mí) es el efecto perdurable, longevo dentro de uno mismo, digestión, asimilación y corporeización, en contrapartida están aquellos que apenas los cierras ya empiezan a desvanecerse, igual que un sueño al despertar.
    Respecto a los escritores, la escritura, la vida misma ¿qué determina el que uno sea un pino en la cima del monte o una florecilla en el fondo del valle?
    En todo caso, espero que tengas un feliz y provechoso Sant Jordi, sin duda el destino atraerá a tu puerta a aquellas personas que desean oir tus palabras. Celebración. Como diría Walt Whitman, ya están en camino, impulsándose lentamente.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Ahora entiendo! Ese malestar filosófico proviene de la lectura…¿libros? ¿Qué paso con la inquisición y el indice de libros prohibidos? ¿ Esas piras donde Stalin, Hitler y demás visionarios del apocalipsis quemaban las obras de los enemigos del pueblo, probablemente judíos? !Ay fil´osofos tan ingenuos que no han caído en cuenta que gracias a San Facebook…leer un libro es una aberración anti natural, propia de otras eras…( Mi otro Yo intentando quemar mis libros por enésima ocasión…sorry…)

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s