Etiquetas

La ignorancia existencial, jadeada en una fiesta friki, no es más que la irónica sumisión a la insignificancia. Un modo de expresar un poderío falaz sobre la esclavitud que deviene del no saber, del no entender, del no poder, aunque se quiera, dar sentido a este festejo de zombis. Esos muertos vivientes que vagan sin rumbo conocido.