Naúfragos vitales

Un comentario

Enredados en aguas indómitas y salvajes sienten, mientras luchan, el presagio  de que allí donde navegan tampoco habrá  lugar, sino mares bravos  y desatados que domeñar. Aun así,  huyen de tierras áridas y de fuego perdiendo su espacio natal. Vientos voceando ecos, gentes  desarropadas por el mar y un frío húmedo calado hasta el tuétano del hueso más ínfimo; agarran como lapas las manos, los brazos de los suyos para evitar naufragios letales,  esos en que unos mueren y  se diluye el núcleo familiar. ¡Qué desazón, qué angustia! Emigrar sin destino, sin nadie dispuesto a hacerte un rincón para reposar. Sospechoso de ser un ladrón, terrorista según el terreno que refleje tus huellas, usurpador de puestos de trabajo, delincuente en general. ¿Quién va a acogerte si tu sello de entrada marca el grado de tu peligrosidad?

Emigrantes con vocación  de vivir o morir en el intento, naufragando en el mar o triturado en la vida.

Singular: 1 comentario en “Naúfragos vitales”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s