La miseria del Escritor

No hay comentarios

Quien escribe lo hace por vocación, aunque esté tamizada de literatura, filosofía, periodismo (…) surge como algo propio que no puede ser doblegado. La vocación sería el llamamiento o la tendencia que sentimos hacia una determinada actividad porque concuerda con nuestras preferencias o intereses. De hecho, para un filósofo puede ser tan vocacional la educación como la escritura porque ambas resultan de su nutrición investigadora, lectora y de reflexión que necesita ser compartida, dialogada y puesta en cuestión.

Así, la escritura es una tarea hija de la necesidad y de la retroalimentación que no se realiza, cuando es por vocación, por intereses crematísticos. Los apóstatas del arte de escribir se sienten ávidos de publicar y vender, producen lo que se demanda y se convierten en mercaderes de su propio producto.

Ahí, se desvanece la literatura –en cuanto texto escrito- como arte y debemos negar que no todo lo escrito es literatura –como no todo lo pensado filosofía, ni todo lo descubierto y publicado periodismo-

Por lo tanto el escritor es sería un alma abyecta en una sociedad de triunfadores, donde su miseria es la alerta de su auténtica vocación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s