Etiquetas

Fundidos en la espesa nebulosa de quien descubre el amor, como dos adolescentes primerizos, no es sencillo el ejercicio de identificar sentimientos propios, ni intuir los ajenos. Aquí la razón es foránea y tropieza fuera de lugar, pues la capacidad empática y la emocional dan cuenta de esos sentimientos huidizos que nos acercan a la naturaleza de ese supuesto amor. Ahora bien, sin destruir corazas y muros de contención no hay posibilidad de afecto, menos de amor, así que tengamos al menos la certeza de esa demolición.