Etiquetas

El lenguaje frívolo, de tan voluble, no arrastra tras de sí lo que denota. Así, el tiempo, aun breve, evidencia su vacuidad y el viento expande el ropaje hasta desmembrarlo.  Es el sino de las formas huecas.