Nada guarda más distancia de uno mismo que la propia ultimidad