Ignorantes iniciamos la travesía del tiempo que nos ha sido dado, y ese tránsito nos hace menos profanos o más indolentes.