A fuerza de creernos frágiles hemos resistido con fortaleza el envite de la maldita creencia.