No cercenaríamos ni un ápice la vida si poseyéramos alguna certeza sobre su sustancialidad.