Europa es un campo de concentración al que acuden los desheredados, repleto de vallas estratégicas cuyos medios de exterminio son la indiferencia, la sospecha y  la propia naturaleza.