Un día como otro acostumbra a ser un motivo de olvido.