La sagacidad, siendo necesaria, no es hija de la bondad.