Mermar la capacidad  y  la necesidad de pensar en los individuos, genera una atrofia mental, que los deja inermes y vulnerables ante quien se ocupó de menoscabar su potencialidad inicial.