Etiquetas

,

Si la destreza lingüística no se exhibe con dignidad, será la ausencia de lo apropiado que exige el silencio como la expresión más meritoria.