Etiquetas

, , , , ,

¿Puede concebirse la existencia de un Ayuntamiento con cien millones de euros de superávit y cuatrocientas familias viviendo en chabolas, junto a las que lo hacen en pisos al borde del desahucio o en condiciones infrahumanas, que además vocifere como cualquier demagogo la acogida de refugiados cuando no es capaz de rescatar a los ciudadanos de su propia urbe? Difícil de concebir pero existe, el de Barcelona. Y seguramente junto a él muchos más. El Ayuntamiento en la medida en que debe administrar los intereses de una Ciudad no puede tener excluidos en su propio territorio, mientras se convierte en el defensor universal de los desheredados, porque eso se llama hipocresía. Y si, a eso, le añadimos que dispone de dinero para paliar esa situación de extrema pobreza estamos hablando de cinismo.

Prescindo del color político del Consistorio, ¿si sobran cien millones de euros qué hacen familias viviendo en chabolas, caravanas, pisos derruidos y tanto niño en la ciudad viviendo en situación de pobreza?