Etiquetas

, ,

Entregados a la urgencia de vivir, olvidamos qué razones hay para seguir existiendo.