Etiquetas

, , ,

El porvenir es ese punto en la flecha del tiempo que acontecerá. Pero, si un sujeto, desorientado, se instala en el futuro, y desde allí visualiza el presente y el pasado, se produce una centrifugación del tiempo, pero no necesariamente temporal: el porvenir, ya ha venido, es el presente; éste es el pasado, que a su vez sigue siendo él mismo. ¿Qué consecuencias acarrea? Parecería lógico que volviese a forjarse una nueva flecha del tiempo donde apareciese un nuevo porvenir –porque el presente sería el antiguo futuro y el pasado no variaría- lo cual podría provocar la aparición de otro sujeto desorientado que diera lugar a lo que ya sabemos. Pero, sería posible que la centrifugación del tiempo no se cruzara con sujeto anómalo alguno y que definitivamente tuviéramos una flecha del tiempo con pasado, presente y sin porvenir ¿no sería esta una anomalía mayor? Si el presente es el fin, si todo lo que podía hacer en esta existencia ya está hecho o disfruto de cada segundo que me quede o acabo ya ¿para qué esperar?

Conclusión: si no es posible situarse en el futuro, ni lo intentes; es de esos adelantos científico-técnicos que solo sirven para pervertirnos más.