Etiquetas

, , ,

Los juegos de azar, con apuestas más excitantes aún, que gozan de total inmunidad, por intereses del Estado, tienen un destino diáfano para quien los consume son asiduidad. Después, vendrán las campañas contra la ludopatía, y los que la padecen no dejaran de ser vistos con un cierto halo de viciosos. Así somos, así lo contamos.