Etiquetas

Si los que son felices comen perdices, y los hay que sin ser felices han comido perdices, ¿qué podemos deducir cuando veamos a alguien comiendo perdices? Que todo es poesía.

Fueron felices y comieron perdices. Pues vaya chasco.