Etiquetas

,

Del deseo cotidianamente frustrado nace una tristeza crónica, porque los anhelos no se eligen.