Etiquetas

, ,

Hay un tiempo para cada cosa –reza algo así el Eclesiastés- aunque desgraciadamente nuestra necesidad no se conjugue adecuadamente con el tiempo.