Etiquetas

, , , , ,

La realidad es esa tozuda invitada, a despecho de la voluntad, que siempre se presenta sin atavíos ni imposturas, para recordar a los asistentes al festejo, que se amagan tras una apariencia falaz para fingir celebraciones que no tienen auténtico motivo, ni lugar.

Esa cascarrabias que se impone por la evidencia de ser.