Etiquetas

, ,

Los Premios se otorgan como reconocimiento de la calidad o el merecimiento de alguien en el ejercicio de una determinada actividad. El prestigio de un Premio determinado depende de aquellos a los que ha concedido ese reconocimiento a lo largo del tiempo.

Por eso, hay premios que han perdido su prestigio y su autoridad para designar a los mejores en el ámbito profesional o la actividad que sea. Otros solo lo guardan en algunos sectores de la actividad profesional.

Parece que vuelven a imponerse, en demasiadas ocasiones las presiones económicas y políticas, a la hora de repartir premios que nada tienen que ver, en sí mismos, con estos intereses.

Hoy se falla el premio Nobel de Literatura. La edición anterior fuimos sorprendidos con el premiado Bob Dylan que acabó aceptándolo a escondidas. Desde mi punto de vista, si el premio quiere resituarse en algún parámetro próximo al lugar que le pertenece más le valdría otorgar este año a un autor de biografía extensa, evaluable y de indudable calidad literaria.

Así, lo espero.