Etiquetas

,

Caen y decaen las hojas de un árbol robusto ante las andanadas de un otoño oscuro que no minimiza su vorágine tempestiva. Y es que las primaveras relucen en verano, pero no puede ignorarse que el ciclo estacional desluce el tiempo con días negros, fríos que desazonan los espíritus instalados en eternas primaveras.