Etiquetas

, , ,

Asolados por una obsesión, casi maniaca, algunos políticos nos llevan, no al abismo del que ya  nos hemos precipitado, sino directamente al vertedero.