Etiquetas

, ,

Es tremendamente duro reconocernos incapaces, pero mucho más digna la ineptitud que la impostura.