Etiquetas

,

Entumecidos por el vértigo incipiente que despunta ante la idea de ver definitivamente, nos agrietamos de abrigada ignorancia.