Etiquetas

,

Lo obvio nunca es una sutileza, sino la evidencia aplastante que sigue siendo negada.